info@campusrelatoras.com

BLOG

2 Sep 2014

SORORIDAD Y SEXUALIDAD: LA FUERZA VITAL DEL GRUPO

/
Posted By
/
Comments0

DSC_0132-Edit

Por Elisende Coladan, coordinadora del taller online "Independiza tu sexualidad: ¡libérate, empodérate y disfruta!"que se impartirá en el Campus a partir del 29 de septiembre. 
Más info aquí

Sororidad:

Amistad entre mujeres diferentes y pares, cómplices que se proponen trabajar, crear y convencer, que se encuentran y reconocen en el feminismo, para vivir la vida con un sentido profundamente libertario”   Marcela Lagarde

¿Cuánto pesa la mirada social sobre nuestro deseo sexual, nuestra libido y nuestro placer? Las mujeres tenemos una gran energía de vida, un potencial sexual inmenso, podemos tener variedad de relaciones y llegar a un alto grado de placer. Sin embargo, a menudo estamos atormentadas por las palabras, las reglas con las que nos han educado, por las imágenes que presentan los medios de comunicación, los estereotipos que leemos en las novelas y vemos en las películas, todos frutos del patriarcado. Inclusive, cuando podemos vivir una sexualidad diversa y libre, así como experiencias sexuales variadas, hay temor, pudor o vergüenza de decirlo. Sin embargo vivir escondiéndose o callándose, se vuelve tóxico a la larga. Este silencio se acompaña, a menudo, de un sentimiento de exclusión social, de sentirse “aparte”, de pensar que no se es “normal”, de que los demás no pueden comprendernos, que somos diferentes. Cuando hablamos de nuestra vida personal y sexual, a menudo nos sentimos vulnerables, cuando debería ser todo lo contrario. Frente al otro, a menudo, nos sentimos inseguras. A veces, pensamos no poder vivir plenamente lo que nos conviene o bien, al contrario, vivimos experiencias que nos pide, nos impone nuestra pareja o nuestro entorno, o se nos hace creer que hay que vivirlas, para ser liberada sexualmente.  Muchas veces, quienes mejor conocen nuestro cuerpo, no somos nosotras mismas, sino nuestras parejas. Inclusive cuando nos vemos al espejo, lo que vemos no es más que nuestro reflejo, deformado por nuestra mirada.

Esto puede generar inseguridades y baja autoestima, en un ámbito vital de nuestra vida, en el que es fuerza viva sentirse bien, poder expresarse libremente. Si queremos gritar, llorar o reír, mientras disfrutamos, deberíamos poder hacerlo sin sentirnos cohibidas. Vivir plenamente el placer sexual es poder tocarse cómo y con quien una quiera, es poder gritar alto y fuerte cuando se goza, o hacerlo suavemente, expresarlo como a nosotras nos convenga. Es poder olvidarse de todo, dejar que el placer fuerte que sube y estalla en nosotras, se libere sin control.

Las mujeres, cuando somos cercanas, nos sincronizamos. Tenemos nuestras ovulaciones y menstruaciones prácticamente al mismo tiempo. Al reunirnos, compartir, mirarnos las unas a las otras, hablar juntas de nuestra sexualidad, cada una se hace eco de la otra, como un tambor. De esta forma podemos soltar amarras y liberarnos de todas nuestras trabas y atrevernos a decir, expresar osadías. Disfrutar creando, dibujando, escribiendo, jugando. Todas podemos vivir una sexualidad placentera, que nos corresponda. Para lograrlo, es esencial saber cómo funcionamos, que nos conviene y que no. Conocer nuestros límites. Aprender a decir no, a preguntar y a pedir lo que deseamos. Disfrutar libremente de nuestra energía sexual. Vivir la sexualidad que nos corresponde, nos conviene y nos hace sentirnos bien. Juntas podemos cambiar nuestra mirada hacia nosotras mismas, empoderarnos y disfrutar. Seguir nuestro instinto libremente, sin tratar de acomodarlo a ciertas circunstancias, lugares o personas.

  _________________________________________________________________________________

¿Quién soy?

Como sexo-terapeuta, soy una profesional formada para poder guiar las personas hacia un mejor bienestar sexual, con una visión de diversidad de género y de sexualidades, forjada tanto a través de mi trabajo profesional, como de mi vida. Mi formación profesional ha pasado por diversos recorridos, entre los cuales la antropología, que me ha llevado a escuchar historias de vida de mujeres. Desde hace poco, estoy participando y animando círculos de mujeres, donde circula libremente la palabra acerca de nuestras sexualidades. El solo hecho de compartir nuestras vivencias íntimas es liberador y sanador. El poder expresarlo tanto por la palabra, como la escritura, el canto, la fotografía y el dibujo, permite sacar fuera lo que tenemos escondido dentro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies