Taller Presencial Sevilla

Lo que quiero es florecer.

Mi revolución personal

Coordina: Lola García (Relatoras)

Comienza: Martes 19 de enero 2016

Duración: 8 semanas

Horarios: Todos los martes – 20.00-2200h –

PRECIO: 120 EUROS (puede abonarse en dos veces)

¡QUIERO INSCRIBIRME!

SOBRE EL TALLER

Lo que quiero es florecer.
Mi revolución personal

“Escribo sin la esperanza de cambiar nada. No cambiar nada… Porque en el fondo no estamos tratando de cambiar las cosas. Estamos queriendo florecer” Clarice Lispector

Otras formas de estar en el mundo son posibles y lo sabemos. Pero no con los ojos cerrados. Ni la boca. Ni el cuerpo seco. Ni los brazos cruzados. Ni sentadas a la espera. Ni flotando en una nube. Ni solas. Permanezcamos atentas, con los pies en el suelo, el pecho abierto, las manos generosas, la mirada precisa. Y en manada.

Poner en práctica esta “filosofía personal” es lo que intento en este momento vital, aunque no siempre lo consiga.  Mi propia combinación de elementos. Cada una tenemos la nuestra. Encontrarla es trabajo duro, apasionante y adictivo a partes iguales, porque como dice Audre Lorde “No se puede utilizar el fuego de otra persona, sólo puedes usar el propio. Y para hacer eso, primero tienes que estar dispuesto a creer que lo tienes”.

Mi trabajo en Relatoras me ha permitido conocer a tantas y tantas mujeres. A algunas bien de cerca, físicamente. A otras sólo en lo virtual. No las vi con los ojos, pero las siento igualmente próximas, aunque estén en Chile, México o Berlín.
Si tuviera que elegir una imagen que representara mi percepción común a todas, en relación a mi trabajo, sería precisamente la de una planta brotando. Más allá de esencialismo femenino en el que no creo, llegar a florecer simboliza el culmen de un proceso de crecimiento que comienza en la raíz, y requiere de un tiempo y condiciones ambientales adecuadas. A veces, para que ocurra es necesario trasplantar.

He conocido a mujeres dulces como merengue que por dentro son verdaderas bombas de relojería y mujeres aparentemente duras, con palabras esponjosas y corazones como soles.
He conocido a mujeres de muchas nacionalidades, edades, profesiones, orientaciones y mi experiencia es que todas estamos en procesos de transformación propia, cada cual haciendo su revolución personal.
Algunas pertenecientes a movimientos y colectivos, activitas sociales o políticas. Y a la vez, militando en sí mismas.
Otras profesionales, ingenieras, profesoras, abogadas, cuidadoras, empresarias, artistas. Y todas queriendo mover algo en sus vidas. Todas queriendo florecer.
En distintos grados, las más avanzadas en sus procesos, los comparten e inician a otras en un movimiento sin fin. Sin vuelta atrás. Nos estamos contagiando las unas a las otras a una escala sin precedentes. Los feminismos están siendo una vía abierta por el que muchas estamos accediendo al conocimiento con un enfoque tan nuevo, tan radical, que está propiciando un nuevo estado de las cosas. A través de ellos entramos en campos de experimentación que nos llevan a vivir realmente de otras maneras y sobre todo a no hacerlo solas.

Mi labor durante los últimos años en Relatoras, como librera, como organizadora de cursos, encuentros, etc, como “escuchadora”, y sobre todo como agente de mi propia transformación, me está diciendo que es hora de hacer algo que pueda ser útil en la vida de las mujeres (incluida la mía). Me he metido a fondo en ese deseo, en esa necesidad, y eh aquí el resultado. Lo que yo llamo Un taller de “Activación personal”, cuyo título es una mezcla de la obsesión por el título del libro “Lo que quiero es comprender”, de Hanna Arendt; un sueño (literal) y un ejercicio en el taller “Puesta en esencia”, con Mariana González y Belle Alzamora.

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?

A mujeres en momentos vitales de cambio, de deseo de transformación. Mujeres que necesitan sentirse acompañadas en procesos personales y/o profesionales.

Es un espacio/tiempo para desorientadas, desenfocadas, difuminadas, dispersas, despistadas, desconectadas (Es decir, en algún momento, todas. Coordinadora incluida :) )

OBJETIVOS

  • Concentrarnos
  • Focalizar
  • Concretar
  • Conectarnos
  • Jugar
  • Tomar decisiones
  • Enraizar
  • Crecer
  • Florecer

PROGRAMA

SEMANA 1. No sin mi cuerpo

¿Estoy conectada con mi cuerpo? ¿Lo conozco? ¿Qué relación tengo con él? ¿Lo quiero? ¿Qué opino sobre él? ¿Soy demasiado mental? ¿Me gustaría que fuera diferente? ¿Reconozco sus señales? ¿Soy intuitiva? ¿Me siento “viva”?

SEMANA 2.

Cuando quiero algo me lo pido a mí misma.

¿Confío en mí? ¿Sé el alcance de mi poder personal? ¿Me escucho? ¿Busco las respuestas fuera de mí? ¿Soy decidida? ¿Requiero aprobación exterior?

SEMANA 3 ¡Cómo me gusta un bucle! ¿Pero dónde está la salida?

¿Me enroco a menudo en situaciones? ¿Soy resolutiva? ¿Demasiado analítica? ¿Me empeño en algo hasta la obsesión?

¿A veces vivo dentro de patrones antiguos que me cuesta desterrar?

¿Pasa el tiempo y tengo la sensación de no avanzar? ¿Creo que me muevo en espiral?

SEMANA 4. Autónoma sí, pero sola no. Me apoyo. Ahora me toca a mí.

¿Cómo son mis redes? ¿Me nutren? ¿Me sostienen? ¿Soy yo el cómodo sofá sobre el que se recuestan?¿Deseo hacer algo por mí misma pero no “arranco”? ¿Intuyo que llegó el momento de brillar por mí misma? ¿Ansío mi independencia?

SEMANA 5. No sos vos, soy yo. Y un poquito vos  :-)

¿Soy selectiva en mis relaciones? ¿Hay algún elemento común en ellas? ¿Soy autocrítica? ¿Suelo juzgar? ¿Me siento frustrada con asiduidad? ¿Me planteo ir a terapia? ¿Me siento sola? ¿A veces me aburro a mí misma? ¿Creo que cargo con el peso de lxs demás?

SEMANA 6. Lo personal es de todas. Lo político nos afecta, pero no nos configura.

¿Pertenezco a algún colectivo de mujeres? ¿Me reconozco feminista? ¿Creo que mis circunstancias personales son excepcionales? ¿Suelo compartir mis intimidades? ¿Creo que la situación social determina mi vida? ¿Tengo cargas familiares, laborales, etc… que no me permiten vivir como deseo?

SEMANA 7. Mi código de activación personal ¿Dónde estará mi energía?

¿Me siento dispersa? ¿Tengo tantos frentes abiertos que me cuesta focalizar? ¿Me considero una mujer fuerte? ¿Las “tormentas” exteriores me llevan consigo? ¿Controlo mi energía o me controla ella a mí? ¿Conozco lo que de verdad me hace vibrar?

SEMANA 8. El compromiso. Conmigo y sin forzarme.

¿Cuántas veces me he prometido algo a mí misma? ¿Suelo ser constante o abandono pronto? ¿Me juzgo a menudo? ¿Me suelo poner retos? ¿Soy muy dura cuando no cumplo? ¿Me someto a pruebas? ¿Me cuido?

METODOLOGÍA

Nos organizaremos en sesiones semanales, que combinarán lecturas, audiovisual, reflexiones y puesta en práctica de ejercicios.

Armonizaremos el trabajo personal con el colectivo. El personal es de reflexión, pero también de acción. Se propondrán actividades sencillas que nos sirvan para modificar estructuras vitales en las que estamos ancladas y nos impiden crecer.

Se propondrán dinámicas para entrar en contacto con nuestro cuerpo de una manera consciente.

Compartiremos con el resto del grupo hasta donde nos apetezca. Por experiencia, el grupo es un gran apoyo y estímulo.

La consigna es no forzarnos, transformar pero a nuestro ritmo, al de cada una.

Semanalmente la coordinadora lanzará un reto. Será genérico, en relación al tema semanal, de manera que las participantes puedan adaptarlo a sus propias necesidades o deseos. El reto debe ser asumible a corto plazo, realizable, real y concreto.

COORDINADORA

Aunque estudié Derecho, pronto tomé una línea curva que me llevó a trabajar en espacios de mujeres. Un máster en género fue la chispa que encendió la primera luz de Relatoras. La fascinación por el poder de las redes y la necesidad de contribuir a la visibilización de la cultura creada por las mujeres, hiceron que en 2007 fundara Librería Relatoras (Librería de mujeres On line). Desde entonces el proyecto no para de crecer, y además de convertirse en un espacio físico, hoy es también una escuela en la que mujeres imparten talleres tanto en formato virtual como presencial: Campus Relatoras, que ahora coordino junto a Alina Zarekaite, con quien formamos cooperativa en 2012. Muchas mujeres han participado en distintos grados en el Proyecto, como coordinadoras, como alumnas, como clientas de la librería, como “activistas”.

Relatoras me ha hecho “Florecer” a mí. Ha sido todo un proceso largo y hermoso pero también duro, que me ha puesto a prueba en no pocas ocasiones. Confieso que a veces me planteé abandonar, pero siempre, siempre, cada vez que ese pensamiento se me cruzaba, una fuerza que me traspasa me ha hecho continuar hasta hoy. Este es un punto de inflexión para mí porque desde el principio de este camino vengo preguntándome qué es lo que mejor sé hacer, para qué soy verdaderamente buena, qué me hace palpitar. Y creo que tenía la respuesta delante de mí sin verla: Mi potencial es descubrir el de las demás, respaldarlas y apoyarlas en sus procesos y proyectos.

No conozco a nadie que no tenga un “don”, un talento. Algo en lo que es especial, en lo que es una “genia” (que no tiene que ver con el éxito).

Ver en otras eso que las hace vibrar es lo que me apasiona a mí. Acompañar en procesos de transformación, animar e intentar empoderar, en la medida que soy capaz.

Percibo como en estos últimos años, muy acentuado en el reciente, cada vez más mujeres han iniciado un camino personal -también profesional -, que las lleva a emprender proyectos laborales en coherencia consigo mismas.

Como dice mi amiga-maestra Mariana González Roberts “Somos demasiadas mutando. ¡Prepárate, mundo!”

¡QUIERO INSCRIBIRME!

Section 1
Final Quiz